Vuelta a la competición con sensaciones contrapuestas

Regresó el baloncesto después del parón de Semana Santa con un fin de semana en el que los equipos del Bàsquet Calvià tuvieron distintas sensaciones en sus respectivos encuentros con un balance de cuatro victorias y tres derrotas.

El fin de semana arrancaba con una gran alegría. La que daba el Mini Masculino Duran que lograba su quinta victoria en el Grupo Especial tras superar al Bàsquet Manacor en un igualadísimo encuentro disputado en Bendinat y que se decidió en los segundos finales en favor de los chicos de Iván Matemalas (60-58).

La dinámica ganadora se alargaría el sábado con un doblete de triunfos por la mañana. La que conseguía, primero, el Infantil Masculino Duran ante el Bahía San Agustín en un choque en el que los de Juan Crespí no dieron su mejor versión pero que volvieron a mostrar las mejorías experimentadas durante el curso para mantener su condición de invictos en la segunda fase (54-48). Tampoco conoce la derrota el Mini Masculino Duran B que superó al Sant Francesc Llops por 14-45.

Por la tarde, el Infantil Femenino alargaba la racha particular del equipo y del club durante el fin de semana con su triunfo ante el Sa Pobla (69-52) en una demostración de pundonor con solo seis jugadoras disponibles. Con esta victoria el conjunto calvianer encadena su cuarto triunfo. El Júnior Port Adriano no pudo alargar esta dinámica y caería ante el CB Molinar en un partido irregular de los de Javi Cervero que dejaron escapar hasta diez puntos de ventaja en el último cuarto para romper una racha de cinco victorias consecutivas (67-69).

Y el domingo, el Pavelló Galatzó acogía una intensísima jornada matinal con tres partidos. No empezaría bien el maratón de partidos. El Cadete Masculino Pizza Hut se deshinchó en la segunda parte ante el San Agustín para acabar cayendo por un abultado 43-83 después de marchar al descanso con un ajustado 28-32. Sí cumpliría el Cadete Femenino que se reencontraba con la victoria tras superar a La Salle por 68-43 para seguir comandando su grupo. Y el fin de semana lo cerraba el Autonómica en un encuentro en el que los seis jugadores disponibles para Javi Cervero realizaron un esfuerzo encomiable para pelear el triunfo a un Ciutat d’Inca que se acabaría imponiendo por un apretadísimo 66-71.