La apuesta del Mini Masculino Duran

Bruno De Casemiro, ‘Jota’ López y Lyes Rahal, del equipo Mini Masculino Duran del Bàsquet Calvià, han sido los protagonistas del programa #respirabàsquet de Ràdio Calvià con el club como protagonista cada jueves. Algunos de ellos han hecho la promesa de teñirse el pelo de azul si ganan la liga que acababa de empezar antes de decretarse el estado de alarma que ha paralizado las competiciones.

La promesa surgió de Bruno que quería teñirse el pelo y convenció a su madre de que si ganan la liga le dejará tintarse el pelo. Ahora, algunos de sus compañeros se suman a la iniciativa. “Tengo la apuesta con mi madre de que si ganamos la liga me dejará teñirme el pelo. Me lo teñiría de color azul”, decía el jugador del equipo Mini Masculino. Esta idea ha gustado a su compañero Lyes que decía que “si mi madre acepta la apuesta yo también lo hago” justo antes de consultar en directo a su madre que le dio el visto bueno por lo que mandó el siguiente mensaje a sus compañeros: “intentaremos ganar y si lo hacemos nos teñimos el pelo”. Veremos como avanza esta iniciativa en el vestuario una vez termine el confinamiento y si se extiende entre los compañeros aunque, de momento, Jota no ve clara la idea.

En lo que sí coinciden los tres es en las ganas de volver a la normalidad y regresar así a los entrenamientos en Galatzó y a la competición. Mientras tanto se intentan entrenar como buenamente se puede en función de las posibilidades que les da su hogar. En este aspecto, Jota y Lyes tienen algo más de suerte porque aunque no tienen canasta sí que tienen el suficiente espacio para poder jugar y practicar sin molestar a los vecinos. “Hago los deberes por la mañana. También hago deporte. Tengo un patio en casa y practico baloncesto, hago algo de técnica. Normalmente juego solo aunque a veces lo hago con mi padre”, explica Lyes que, al igual que Jota, tienen opción de seguir entrenando. Menos suerte tiene Bruno que no tiene “canasta en casa y no puedo entrenar aunque hago algunos ejercicios con una aplicación que tengo de rutinas diarias” más destinadas al trabajo físico. Por eso, más si cabe, echa de menos los entrenamientos y a sus compañeros: “Nos lo pasamos muy bien en los entrenamientos y en los partidos, tengo ganas de volver a jugar. Echo de menos a los compañeros aunque hace unos días hicimos una vídeollamada”.

Bruno ya lleva varios años en el Bàsquet Calvià mientras que Lyes, que ha sido el último en llegar, y Jota lo han hecho algo más tarde. Ambos coinciden en que han “probado otros deportes pero me quedo con el baloncesto”. Así que también esperan con ganas el regreso a Galatzó. Con esa idea, Jota concluyó su entrevista mandando un mensaje de esperanza a sus compañeros: “Esto pasará pronto, no os desaniméis y volveremos a entrenar”.