Galatzó cierra un intenso fin de semana de baloncesto con alegrías y lamentos a partes iguales

El Pavelló Galatzó ha copado toda la actividad del Bàsquet Calvià durante el fin de semana que acaba de concluir. El balance de la semana ha sido de tres victorias y las mismas derrotas para los distintos equipos del club.

El único partido fuera de casa se disputó el jueves y correspondía a la jornada del pasado fin de semana. En este partido aplazado, el Júnior Masculino Pizza Hut Magaluf se imponía a La Salle en un muy buen partido de los calvianers por 63 – 70.

A partir de ahí, todos los encuentros se disputarían en casa, en Galatzó, con una jornada especialmente intensa en sábado con un total de cinco encuentros. El fin de semana empezaba con la gran noticia del triunfo del Mini Femenino en un excelente encuentro de las chicas de Juan Crespí y Mónica Méndez en el que se impusieron al Ciutat d’Inca por 51 – 39. También firmó un gran encuentro el Mini Masculino Duran en un emocionante choque ante el Santa Mónica aunque, en este caso, el triunfo fue para los amarillos (70 – 75).

Ya por la tarde los resultados no quisieron sonreír al Bàsquet Calvià. Primero fue el Infantil Femenino quien caía ante el CB Binissalem por 36 – 68 y, posteriormente, el Júnior Masculino Pizza Hut Magaluf en su segundo encuentro de la semana ante Sa Pobla en un bonito partido que se decidió en el último cuarto con un conjunto pobler especialmente fino de cara a canasta (64 – 74).

El fin de semana lo cerraba el Flanigan Calvià, en casa, en la que fue sin duda la gran noticia de la jornada. El equipo de Óscar Olivenza se impuso al CB Salou por 74 – 63 y se queda a un solo partido de asegurarse no caer en descenso directo cuando todavía quedan tres jornadas. Además, los calvianers mantienen una pequeña posibilidad de lograr la permanencia directa a Liga EBA aunque para esto se tendría que producir una carambola.