El Cadete Masculino pone la nota positiva del fin de semana

El Cadete Masculino Pizza Hut Magaluf dio la única alegría de un fin de semana que se desarrolló con resultados adversos en las demás categorías del club que compitieron.

El equipo dirigido por Xisco Vidal y César Domínguez se impusieron al Bahía San Agustín en el duelo de invictos de su grupo y cierran la primera vuelta de la primera fase con un pleno de triunfos. El conjunto calvianer no acabó de despegar hasta la segunda mitad. El desacierto en ataque dejaba un partido abierto de cara a los últimos veinte minutos de partido (25-30). Entonces el equipo blanquizul puso una marcha más al partido que fue suficiente para marcharse en el marcador y cerrar la cuarta victoria del curso por 44-70.

El resto de encuentros del fin de semana concluyeron con derrota aunque se vieron botes verdes en equipos que fueron capaces de competir de tú a tú ante rivales de mucha entidad. Es el caso del Mini Masculino Durán A que se estrenaba en la competición Especial en la cancha de uno de los cocos, el Sant Josep. Los chicos de Iván Matemalas hicieron un enorme esfuerzo en la primera mitad que les permitía mantener opciones de dar el campanazo (31-19). Sin embargo, en la segunda parte se pagó el esfuerzo extra de la primera y los palmesanos se acabaron imponiendo por 83-35.

También se estrenaba en competición el Infantil Masculino Durán. Lo hacía en casa ante un Andratx que salió como un rodillo en el primer cuarto y que puso mucha tierra de por medio nada más empezar. Tras el primer parcial el Calvià despertó y mejoró ostensiblemente su imagen pero fue insuficiente para evitar la derrota por 20-71.

Tampoco lograron sumar una victoria ni el Infantil Femenino Tecnofont ni el Júnior Port Adriano en la tarde del sábado. Las primeras cayeron en su visita en la cancha del Cide en un partido en que se desequilibró en un tercer periodo desacertado de las nuestras y que encarrilaba el partido para las de Palma que se acababan imponiendo por 63-27. Por su parte, los chicos de Javi Cervero ofrecieron una gran imagen ante uno de los rivales más peligrosos de su grupo, el Pollença. El Port Adriano Calvià aguantó el tipo cerca de veinte minutos pero la enorme diferencia de físico mermó a lo blanquiazules que perdieron por 80-49 a pesar del gran esfuerzo realizado.